Los 7 mejores pueblos de costa en Barcelona

La historia de Barcelona y su sorprendente evolución están estrechamente ligadas al Mediterráneo. Este mar no sólo le ha conferido el espíritu abierto, multicultural y cosmopolita que siempre la ha acompañado: también la ha ayudado durante siglos a potenciar el comercio y, por descontado, ha contribuido a convertirla en un importantísimo centro turístico. Una característica que comparte con los 7 mejores pueblos de costa en Barcelona, localidades que hoy centran nuestra atención.

Aunque las estupendas playas de Barcelona lo tienen todo para tomar el sol o bañarte durante tus vacaciones en la capital catalana, también te animamos a hacer una escapada de un día a los municipios que hemos seleccionado. Ya sea por sus construcciones modernistas, por sus balnearios o por su condición de antigua villa de pescadores, cualquiera de ellos te enamorará. ¡Ven a comprobarlo!

CALDES D’ESTRAC

Debido a su reducida extensión, inferior a 1 km2, esta población es una de las más pequeñas de Cataluña. Sin embargo, esto no le impide ser un lugar que vale la pena visitar. Uno de sus principales reclamos es su pintoresco casco antiguo, creado alrededor de un antiguo hospital y una iglesia, levantados en el siglo XIII en el lugar donde hubo el manantial de aguas termales que da nombre al municipio. Además de la parroquia de Santa Maria del Remei, también debes prestar atención al balneario de Caldes o del Rector, de 1818. Además, podrás admirar bonitas masías tradicionales, como la de Francesc Nebot, o relajarte en las tranquilas playas de Caldetes. Con la línea de cercanías de Renfe R1, podrás llegar directamente desde el centro de Barcelona. ¿Te apuntas?

CANET DE MAR

Ésta es otra localidad de la comarca de Maresme que no hay que dejar de descubrir. Situada sobre la colina de Pedracastell, de 309 m de altitud, este antiguo centro marinero y turístico es de visita obligada. Sin duda, su mayor aliciente son sus construcciones modernistas, que llevan la firma de arquitectos de la talla de Lluís Domènech i Montaner —autor de la reforma del castillo de Santa Florentina, escenario de la sexta temporada de la serie Juego de tronos— o Josep Puig i Cadafalch. Además, también han dejado su huella grandes escultores del modernismo catalán, como Josep Llimona o Eusebi Arnau. Por cierto: si tu viaje a Barcelona tiene lugar en julio, te recomendamos asistir al mítico festival de Canet Rock. Como en el caso anterior, se puede llegar con la línea R1 de Renfe.

CUBELLES

Este tranquilo municipio de la comarca del Garraf, situado en el límite con el Baix Penedès y atravesado por el río Foix, es una tranquila localidad costera perfecta para hacer turismo familiar. Entre sus edificios históricos, conviene referirse a la iglesia de Santa Maria, una construcción barroca de entre 1697 y 1737; el Casal dels Marquesos d’Alfarràs, levantado en el siglo XVI sobre los restos de un antiguo castillo, y la finca Travé, que cuenta con una biblioteca privada, un jardín botánico y colecciones de pintura y cajas de música, entre otros objetos curiosos. También tuvo aquí su casa el recordado clown Josep Andreu, más conocido como Charlie Rivel. Una de las mejores playas de Cubelles es la de la antigua central térmica, estructura cuyo desmantelamiento dio comienzo en julio de 2018. Y si eres todo un foodie, no te vayas sin probar los típicos rossejats. Para llegar hasta allí, puedes tomar un tren de cercanía de Renfe o de media distancia en sentido a Tarragona.

EL MASNOU

Regresamos al Maresme para recalar en esta deliciosa localidad, situada al sur de la comarca. Junto con el antiguo barrio de Alella de Mar y Ocata, forma un núcleo marinero que conviene recorrer sin prisas. En su centro urbano, descuellan sus pequeños edificios neoclásicos, modernistas, novecentistas y de factura ecléctica, embellecidos en muchos casos por patios ajardinados frontales, pérgolas y miradores. Dedica un tiempo a conocer la iglesia de Sant Pere Apòstol (1796-1817), la Casa de la Vila (1845) o el cementerio de El Masnou, con esculturas de Llimona. Y si buscas una visita original, echa un vistazo al Museo Cusí de Farmacia. Para acceder al Masnou, puedes hacerlo por carretera o con la línea R1 de Renfe.

SANT POL DE MAR

Ubicado al norte del Masnou y junto a la riera de Vallalta, esta localidad posee edificios góticos tan remarcables como la parroquia de Sant Jaume, de estilo gótico tardío, o la iglesia de Sant Pau, sede de un antiguo monasterio benedictino originario del siglo X. En el Museo de Sant Pol, tendrás la oportunidad de admirar obras de artistas como Ramon Casas o Joan Miró. Como bien sabes, Sant Pol de Mar es conocida por haber albergado el selecto restaurante Sant Pol, dirigido por Carme Ruscalleda, galardonado con tres estrellas Michelin y en funcionamiento hasta el otoño de 2018.

SITGES

La joya de la corona del Garraf es esta seductora villa marinera, cuyo abanico de propuestas arquitectónicas, culturales y lúdicas son inagotables. Una vez allí, podrás rendirte a la belleza del Museo de Cau Ferrat, una antigua casa de pescadores reformada por Santiago Rusiñol como vivienda, y donde organizó sus antológicas fiestas modernistas, y el Palau de Maricel, donde se pueden admirar al mismo tiempo obras de diferentes períodos y unas vistas al mar que dejan sin palabras. También hay que detenerse en la iglesia de Sant Bartomeu i Santa Tecla, un imponente edificio barroco que es el gran icono de la población, o el Museo Romántico Casa Llopis. Y qué decir del nutrido calendario de eventos en Sitges: desde su multitudinario carnaval hasta su festival de cine fantástico, pasando por su rally de coches de época, las calles cubiertas de alfombras de flores durante el Corpus Christi o su procesión marinera y su cantada de habaneras con motivo de la Virgen del Carmen, el 16 de julio. Todo ello sin olvidar su condición de capital gay friendly o sus hermosas playas. ¿Aún te lo estás pensando?

VILANOVA I LA GELTRÚ

Cerramos nuestro periplo en el Garraf, donde aguarda la siempre interesante VIlanova i la Geltrú. Esta localidad ofrece lugares tan llamativos como Can Papiol, una masía ochocentista magníficamente conservada; el castillo de la Geltrú, reconstruido en 1919 sobre los vestigios de una fortaleza medieval, o la Biblioteca-Museo Balaguer, con notables muestras de pintura de los siglos XVI y XVII, donde se citan nombres como El Greco o Marià Vayreda, Rusiñol o Casas. Mención aparte merecen sus playas y su exquisita gastronomía marinera, con platos como la sopa blanca, hecha con dorada, miga de pan y alioli. Como en el caso de Sitges y Cubelles, se puede acceder a Vilanova i la Geltrú con trenes de cercanías o de media distancia.

Alojándote en nuestros apartamentos en la playa de Barcelona, podrás disfrutar de éstas y otras localidades del litoral barcelonés de la forma más cómoda. ¡Te esperamos!

One response to “Los 7 mejores pueblos de costa en Barcelona

  1. Para todos aquellos que desean pasar días en paz, los pueblos de la costa de Barcelona son perfectos para disfrutar de un mar y un paisaje único. Después de leer este blog, mi novio y yo decidimos pasar un día en San Pol de Mar, un lugar que nos dejó un recuerdo inolvidable.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos relacionados

Cookies

Esta página utiliza cookies

Leer más