Buscar

En los últimos años, Barcelona se ha consolidado como una de las ciudades más visitadas de Europa. Detrás de este éxito, del que son responsables los cerca de 8,5 millones de viajeros que pernoctan en ella anualmente, se esconden un clima agradable durante todo el año, un emplazamiento envidiable junto al mar Mediterráneo, sus playas urbanas, su extenso patrimonio arquitectónico y, por supuesto, una oferta cultural y de ocio tan generosa como variada, con propuestas para todas las edades.

Si tú también te estás planteando conocer la Ciudad Condal, aquí encontrarás algunas actividades en Barcelona y lugares de visita obligada de los que no puedes dejar de disfrutar. ¿Te lo vas a perder?

SITIOS DE INTERÉS PARA VISITAR EN BARCELONA

Barcelona Skyline

Pocas ciudades pueden presumir de conservar vestigios de los diferentes períodos de su historia. En este caso, la de Barcelona arranca hacia el año 14 a.C., fecha en la que los romanos fundaron una pequeña colonia, Barcino. Sus vestigios todavía pueden contemplarse, entre otros rincones, en la calle del Paradís, donde se elevan las columnas del templo de Augusto, y en las entrañas de la emblemática plaza del Rei, cuyo aire medieval la convierte en una de las más bonitas de la ciudad.

La Edad Media también ha sido generosa con Barcelona, ya que de esta época datan el barrio judío o Call, la iglesia del monasterio de Sant Pau del Camp —en el barrio del Raval, y la mejor muestra de arquitectura románica de la capital catalana— y tres imponentes edificios que dejan al visitante sin palabras: la catedral, la iglesia del Pi, en el barrio Gótico, y, sobre todo, la basílica de Santa María del Mar. Del siglo XIV, este majestuoso templo constituye uno de los mayores exponentes del gótico catalán. Y no sólo eso: también inspiró a Ildefonso Falcones para alumbrar su best seller La catedral del mar.

A una época más reciente corresponden las ruinas del mercado del Born, uno de los escasísimos ejemplos de ciudades de principios del siglo XVIII que se conservan en Europa, y, especialmente, la joya de la corona de la ciudad: el modernismo.

Y es que, entre finales del siglo XIX y comienzos del XX, arquitectos de la talla de Josep Puig i Cadafalch, Lluís Domènech i Montaner y, por encima de todo, el irrepetible Antoni Gaudí cincelaron edificios de formas imposibles que hicieron de la ciudad un museo al aire libre único en el mundo. Este último firma construcciones como la Sagrada Familia, la Casa Milà —también conocida como La Pedrera—, la Casa Batlló, el Park Güell, el Palau Güell y la Casa Vicens, todas ellas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Asimismo, tampoco hay que dejar de descubrir la montaña de Montjuic, urbanizada con motivo de la Exposición Internacional de 1929. En ella, se hallan reclamos tan sugerentes como el Pueblo Español, que recrea edificios representativos y muestras de arquitectura popular de toda la geografía española, o la Font Màgica, que impresiona por su inenarrable espectáculo de imagen y sonido. Todo ello sin obviar sus interesantes museos y el castillo de Montjuic, desde el que es posible gozar de una de las mejores vistas sobre Barcelona.

Y para poner el broche de oro a cualquier visita, no hay que dejar de callejear por las siempre bulliciosas Ramblas, una de las arterias más carismáticas y pintorescas de la ciudad.

BARES Y RESTAURANTES EN BARCELONA

A nadie se le escapa que la cocina catalana, basada en la dieta mediterránea, está considerada como una de las más prestigiosas del mundo. De ahí que en esta urbe se den cita algunos de los chefs españoles más renombrados. Uno de ellos es Martín Berasategui, responsable del primer restaurante de Barcelona distinguido con tres estrellas Michelin: el Lasarte.

No obstante, la ciudad reúne a otros cocineros premiados por la prestigiosa guía de viajes, como Carme Ruscalleda, quien está al frente de Moments, en el hotel Mandarin Oriental; Sergi Arola, quien dirige la cocina del Hotel Arts, o Jordi Cruz, motor de Àbac. Además, la ciudad cuenta las horas para la llegada de Ferran Adrià y su nuevo proyecto culinario.

Eso sí: esto es sólo una pequeñísima muestra de todo lo que da de sí la amplia oferta gastronómica de la capital catalana. De hecho, Barcelona contaba con 7.400 bares y restaurantes en el 2016, la mayoría de los cuales se concentran en el distrito del Eixample.

Sin embargo, lejos de sus estructuradas calles y avenidas, también se esconden gratas sorpresas. Como ejemplo, baste referirse a Can Culleretes, el segundo restaurante más antiguo de España según el libro Guiness de los Récords (data de 1786);

a las tradicionales chocolaterías que salpican la calle de Petritxol, en pleno corazón del barrio Gótico —y uno de los puntos de encuentro preferidos por los barceloneses en las largas tardes de invierno—, o a la nutrida oferta de restaurantes, bares y pubs que jalonan el paseo del Born, junto a Santa María del Mar.

Por otro lado, y aunque es cierto que la cultura de las tapas sigue siendo casi una rareza entre los bares y restaurantes de Barcelona, algunos establecimientos de la ciudad se han ganado una bien merecida fama por su pericia en este ámbito. Éste es el caso de El Tomàs de Sarrià, un bar situado en la zona alta y en el que, según se dice, se sirven las mejores patatas bravas de Barcelona.

Por lo que respecta a los amantes del pescado y el marisco, nada mejor que dejarse tentar por algunas de las excelentes marisquerías que tachonan el paseo de Joan de Borbó, en el barrio marinero de la Barceloneta. Sin duda, éste es el mejor lugar para degustar una paella con auténtico sabor mediterráneo.

Por cierto: para quienes buscan algo realmente diferente, conviene recordar que la ciudad cuenta incluso con un bar de hielo: el Ice Barcelona, donde es posible tomar una copa a -5°C (con ropa térmica, eso sí).

ARTE Y MUSEOS EN BARCELONA

Al margen de sus espectaculares edificios de diversas épocas, Barcelona posee una oferta cultural y museística de primer orden. De hecho, aquí abren sus puertas cinco museos que cada año superan con creces el millón de visitantes: El Born Centro de Cultura y Memoria, el Museo del F.C. Barcelona —indispensable para los fans de Messi y del Barça—, el Museo de Historia de la Ciudad —sumando sus diversas sedes—, la Fundación Joan Miró y, sobre todo, la basílica y el museo de la Sagrada Familia, lugar que encabeza el ranking con más de 3 millones de visitas anuales.

En cualquier caso, el catálogo de museos de Barcelona no acaba aquí. Y es que a esta lista habría que añadir otros lugares que registran una gran afluencia durante todo el año. Uno de ellos es el Museo Picasso. Situado en la señorial calle de Montcada, esta institución reúne trabajos pictóricos de juventud del prolífico artista malagueño que le da nombre, así como la conocida serie de lienzos de Las Meninas, entre otras obras de incalculable valor.

Asimismo, también habría que referirse al Museo de Arte Nacional de Catalunya (MNAC), depositario de la colección más importante de pintura románica del mundo.

De ella forma parte el soberbio Cristo en majestad de la iglesia de Sant Climent de Taüll, del siglo XII, así como los frescos de la iglesia de Sant Joan de Boí, del siglo XI. Tampoco desmerece el Museo de Historia de Cataluña, situado en un bello palacio junto al mar, y desde cuya terraza es posible disfrutar de unas espléndidas vistas sobre el puerto de Barcelona.

Otros museos que merece la pena descubrir son el Museo de Arqueología de Cataluña, el Museo Etnológico y el CaixaFòrum, ubicados todos ellos en la montaña de Montjuïc; el Museo del Modernismo, el Museo Europeo de Arte Moderno, el Museo de las Culturas del Mundo, el Museo Marítimo de Barcelona, el Museo de la Música, el Museo de Cera, el Museo Olímpico y del Deporte Joan Antoni Samaranch, la Fundación Antoni Tàpies, el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), el Centro de Arte Santa Mónica, el vanguardista Museo del Diseño, situado en la plaza de las Glòries y poseedor de interesantísimas muestras de cerámica e indumentaria antiguas y de diseño industrial, o el centro de arte contemporáneo Can Framis, ubicado en el barrio del Poblenou, donde se localizan los apartamentos de lujo de Lugaris Beach y Lugaris Rambla.

ACTIVIDADES CON NIÑOS EN BARCELONA

Viajar con niños a Barcelona es, literalmente, un juego de niños, ya que la capital catalana ofrece una oferta de ocio totalmente adaptada a los gustos y las necesidades de los más pequeños.

El idilio de los peques con la Ciudad Condal empieza en los museos y salas de exposiciones, ya que algunos de ellos —como el CaixaFòrum o el CCCB— organizan de forma gratuita actividades y manualidades pensadas para que los más jóvenes lo pasen en grande y aprendan mientras sus padres y madres visitan las salas del recinto.

Asimismo, Barcelona también tiene museos cuyas colecciones son perfectas para los niños, como ocurre con el Museo de la Música, el Museo Blau, nombre con el que se conoce al Museo de Ciencias Naturales de Barcelona, o el CosmoCaixa, un centro con exposiciones interactivo, en el que lo que está prohibido es no tocar. De hecho, ofrece numerosos juegos educativos y experimentos para que los visitantes comprueben algunas leyes de la física en primera persona. Además, también permite contemplar una recreación de un bosque lluvioso del Amazonas, en el que viven algunas especies animales traídas de esta zona selvática.

Otro clásico para quienes visitan Barcelona con niños es pasar unas horas en el Zoo de Barcelona, situado en un extremo del parque de la Ciutadella. Y por supuesto, dedicar una jornada a recorrer todos los rincones del parque de atracciones del Tibidabo, el tercero más antiguo de Europa. Construido a principios del siglo XX, también ofrece espectáculos callejeros y permite acceder al singular Museo de los Autómatas.

Todo ello sin olvidar que Barcelona cuenta con teatros que suelen incluir en su programación obras destinadas al público infantil y juvenil, como el Teatro Gaudí, próximo a la Sagrada Familia, o el Jove Teatre Regina.
Si la escapada a Barcelona coincide con los meses más cálidos del año, no hay que dejar de visitar algunas de las 10 playas de la capital catalana. A su vez, hacer un viaje a bordo de las Golondrinas —unas tradicionales embarcaciones que recorren parte del puerto de Barcelona— es también una opción inmejorable para quienes viajan con niños.

Mención aparte merecen los eventos para niños, como la cabalgata de Sant Medir, que se celebra en el barrio de Gràcia el 3 de marzo por la tarde, o el SonarKids, la exitosa versión familiar del popular festival de música electrónica, hacia mediados de junio.

En cualquier caso, sea cual sea el viaje que tienes en mente, tenemos el mejor alojamiento posible para que tu estancia en la capital catalana sea sencillamente inolvidable: Lugaris Beach y Lugaris Rambla, los mejores apartamentos cerca de la playa en Barcelona.

Dotados de todas las comodidades y con una capacidad para un máximo de seis personas, estos pisos están completamente equipados para que te sientas como en casa desde el primer momento.
Como Barcelona, nuestros apartamentos también merecen ser descubiertos. Contacta con nosotros: estaremos encantados de que seas nuestro/a huésped.