Qué visitar a 50 km de Barcelona

Barcelona es mucho más que una de las ciudades más admiradas del mundo. De hecho, su provincia también es un auténtico regalo para los sentidos por los muchos alicientes que ofrece. Desde las imponentes montañas del Prepirineo hasta pintorescas villas de pescadores, pasando por pueblos medievales o espacios naturales perfectos para la práctica del senderismo. Todo ello te espera a pocos pasos de la capital catalana. ¿Te tienta la idea? En ese caso, te animamos a descubrir qué visitar a 50 km de Barcelona.

Si el núcleo urbano de la Ciudad Condal es simplemente indescriptible, sus alrededores no se quedan atrás. Desde nuestros apartamentos en la playa de Barcelona, y con las ideas que te damos a continuación, podrás preparar excursiones y escapadas de fin de semana que te enamorarán. ¿Aceptas la propuesta?

AIGUAFREDA

El nombre de esta localidad es casi, casi un spoiler: como no podía ser de otro modo, el agua es uno de los elementos que le confieren un magnetismo único. Situada en la comarca del Vallès Oriental y el valle del río Congost, y a apenas 51 km de Barcelona ciudad, Aiguafreda es una opción idónea para hacer trekking, ya que gran parte del municipio se encuentra bajo el ámbito de protección del Parque Natural del Montseny, declarado Reserva de la Biosfera de la UNESCO.

Poseedora de un término municipal cuya superficie está recubierta de bosque en un 80%, esta población te invita a calzarte las chirucas. Una de sus rutas a pie más populares —circular, de apenas 20 km y de dificultad fácil— es la que discurre por la zona de Aiguafreda de Dalt. Ésta se inicia en la Font dels Enamorats y te pone en bandeja rincones tan idílicos como el bucólico Gorg de la Sort —una pequeña poza de cuento de hadas alimentada por una pequeña cascada— o la iglesia de Sant Martí de Congost, consagrada en el año 898.

Aunque se puede llegar en coche, también puedes tomar la línea R3 de cercanías de Renfe hasta la parada de Sant Marí de Centelles.

COLONIA GÜELL

El legado de Gaudí no acaba en Barcelona: a apenas 20 km de su centro urbano, te espera un lugar que también guarda parte de su herencia arquitectónica: la Colonia Güell, una colonia industrial dedicada a la fabricación de panas y terciopelos y situada en el municipio de Santa Coloma de Cervelló.

Ésta empezó a construirse en 1890 por iniciativa del empresario Eusebi Güell i Bacigalupi, propietario del terreno, quien trasladó aquí la fábrica que tenía anteriormente en el Vapor Vell de Sants, en Barcelona. Güell confió a Gaudí el proyecto de la colonia, que contaba con un hospital, una fonda, una escuela, comercios, un teatro, una cooperativa y una capilla, así como la fábrica (cerrada en 1973) y las viviendas de los obreros, en una superficie total de unas 160 hectáreas. En cuanto a la iglesia, el genio de Reus sólo llegó a construir la cripta, ya que, a la muerte de su mecenas, en 1918, sus hijos optaron por abandonar el proyecto. Desde 2005, esta construcción forma parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

FIGARÓ

Ubicada a 46 km de Barcelona y accesible por carretera o mediante la R3 de cercanías de Renfe (tiene una estación propia), Figaró aún conserva la atmósfera de las antiguas villas de veraneo de principios del siglo XX. Pasear por sus calles, salpicadas de construcciones modernistas, es lo más parecido a viajar en el tiempo.

Sin embargo, su principal aliciente es su proximidad al Tagamanent, una montaña de 1.056 m de altitud y convertida en una suerte de meca para los aficionados al trekking. De ahí que esta población sea el punto de partida para numerosas rutas. En la cima, nada queda de un antiguo castillo perteneciente a los condes de Barcelona, aunque sí se conserva la iglesia de Santa María, un interesante edificio románico del siglo XII. ¿Qué te parecería visitarlo?

MONTSERRAT

Unos 54 km es lo que separa Barcelona de uno de los parajes de mayor interés paisajístico y cultural de la provincia: la montaña de Montserrat, perteneciente a la comarca del Bages, cuyas caprichosas formaciones geológicas te dejarán sin palabras.

Su otro gran reclamo es la abadía de Santa Maria de Montserrat, un monasterio benedictino sito a 720 m de altitud. Convertido en un símbolo de Cataluña por su importante papel en la preservación de la lengua y la cultura catalanas durante el franquismo, este lugar se ha consolidado como un punto de peregrinaje para los creyentes y de visita obligada para los turistas. Además, es aquí donde arranca el Camino Catalán por San Juan de la Peña, uno de los ramales del Camino de Santiago.

En el interior de la basílica, no dejes de contemplar a La Moreneta, una talla de la patrona de Cataluña, muy conocida por representar a una Virgen de tez negra. Y por supuesto, saca número en la panadería del recinto para comprar las deliciosas cocas de Montserrat.

Puedes llegar hasta la montaña en coche, o bien combinando el trayecto en ferrocarril con el tren cremallera a Montserrat. Para una información mucho más completa, consulta nuestro artículo sobre lo que necesitas saber para visitar el monasterio de Montserrat.

SANT LLORENÇ DE MUNT

A 45 km de Barcelona por carretera, te aguarda Sant Llorenç del Munt, un macizo situado entre las comarcas del Vallès Occidental y el Bages, y perteneciente a la Cordillera Prelitoral Catalana. En sus alrededores se despliegan el seductor valle del Montcau, famoso por sus pueblecitos medievales, y la cima de La Mola (1.104 m), donde se halla el monasterio de Sant Llorenç del Munt y la Castellassa (856 m). Junto con la sierra del Obac, el lugar configura el Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obac.

El monasterio de Sant Llorenç del Munt, buque insignia de la zona, es una construcción románica del siglo XI. Sus orígenes se remontan alrededor del 958, cuando aparece la primera mención documental de una casa eclesiástica con unos altares dedicados a Santa María, Sant Miguel y San Lorenzo, situados en la cima de la montaña. ¡Ten a punto tu móvil o cámara de fotos!

SANT MIQUEL DEL FAI

Vale la pena recorrer los 49 km que separan Barcelona de Sant Miquel del Fai, un espacio natural de 70,5 hectáreas, situado en los municipios de Bigues i Riells, Sant Feliu de Codines y Sant Quirze Safaja, entre las comarcas del Vallès Oriental y el Moianès.

Sus límites son depositarios de no pocas sorpresas, como una abadía gótica, el mayor edificio del complejo; la mayor iglesia troglodítica de Cataluña y la mejor conservada, del siglo XII; cascadas, lagos y grutas, así como una ermita románica del siglo XII recientemente acondicionada.

Perteneciente en el pasado a una empresa privada, Sant Miquel del Fai fue adquirido en 2017 por la Diputación de Barcelona y, tras permanecer cerrado durante unos meses por trabajos de mejora, preveía su reapertura en el verano de 2018.

Otra de las razones por las que visitar Sant Miquel de Fai es por la presencia de los cerros conocidos como Cingles de Bertí, que forman parte del Plan de Espacios de Interés Natural de Cataluña desde 2002. El municipio, por lo tanto, se encuentra rodeado de espacios de interés natural, lo que le otorga una situación privilegiada.

SITGES

En esta lista no podía faltar Sitges. Esta encantadora villa marinera, emplazada a apenas 40 km de Barcelona, debe su fama internacional a su célebre festival de cine fantástico y de terror, su carnaval y su condición de destino gay friendly, pero también por sus playas y construcciones encaladas, que le confieren un aspecto hipnótico.

Una vez allí, te invitamos a contemplar la iglesia de San Bartolomé, el emblema más popular de la ciudad, así como el Museo del Cau Ferrat, fundado en1893 por el artista Santiago Rusiñol y famoso por ser el escenario de las mejores fiestas modernistas.

Muy cerca de allí, en el Parque Natural del Garraf, abre sus puertas el único monasterio budista de Cataluña, el claustro Sakya Tashi Ling, fundado en 1996 en el Palau Novella. El lugar es impresionante y se puede acceder hasta él andando o en bicicleta desde el mismo centro de la población.

¿Qué te ha parecido? Si conoces otras propuestas interesantes a 50 km de Barcelona, no dudes en compartirlas con nosotros. ¡Esperamos tus aportaciones!

One response to “Qué visitar a 50 km de Barcelona

  1. En mi último viaje a Barcelona, quería saber más sobre la región que alberga esta increíble ciudad. Al hospedarme en uno de los apartamentos Lugaris en la Rambla del Poblenou, pude llegar a lugares verdaderamente únicos en Cataluña, como Montserrat o Sitges. Muchas gracias por estos fantásticos consejos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos relacionados

Cookies

Esta página utiliza cookies

Leer más