10 lugares insólitos para visitar en Barcelona

Seamos sinceros: si estás planeando tu primera escapada de 2 días a Barcelona, sabemos de sobra que tu prioridad será contemplar la Sagrada Familia, el barrio Gótico, Montjuïc y otros de los puntos más turísticos que salpican la capital catalana, ¿verdad? Sin embargo, ¿qué ocurre cuando no es la primera vez que se visita la Ciudad Condal? Si es este tu caso, lo más probable es que desees conocer lugares insólitos para visitar en Barcelona. Y te aseguramos que los hay.

Aprovecha tu paso por uno de los destinos más populares del mundo para descubrir rincones realmente únicos, y muy difíciles de encontrar en cualquier otro pueblo o ciudad del planeta. ¿Difícil de creer? En absoluto: aquí tienes un top 10de espacios singulares que no te dejarán indiferente. ¡Toma nota!

VIVIENDAS Y TIENDAS DEL SIGLO XVIII

Empezamos nuestro recorrido por la Barcelona insólita con un yacimiento sin parangón en Europa: El Born CCM. Lo encontrarás en el edificio del antiguo mercado del Born (1876), el primero que utilizó la arquitectura del hierro en Barcelona. Su interior da cabida a un yacimiento arqueológico que comprende parte del barrio de la Ribera, de principios del siglo XVIII y arrasado para construir una ciudadela militar. Además, en El Born CCM se recuerdan los momentos finales de la guerra de Sucesión, el 11 de septiembre de 1714, y las consecuencias que la contienda tuvo para Barcelona y Cataluña. Asimismo, una exposición permanente de objetos personales recuperados en la zona ayuda al visitante a conocer cómo era la vida cotidiana en esos convulsos años.

El acceso al centro, situado en la plaza Comercial, 12, es gratuito. También se pueden contratar visitas guiadas —con coste adicional— que te permitirán pasear entre casas, bares, destilerías y otras construcciones de la época.

UNA PLAYA EN EL CENTRO DE LA CIUDAD

Además de las 10 playas urbanas de Barcelona, con todos los servicios y magníficamente comunicadas en transporte público, el corazón del Eixample esconde una playa interior. Se trata de un patio de manzana sito entre las calles de Bruc y de Roger de Llúria, 56, presidido por la famosa torre de les Aigües. Este espacio dispone de una piscina y una zona de arena para los niños, por lo que es ideal para pasar una mañana o tarde de verano en familia. Si quieres saber más acerca de la llamada playa del Eixample, echa un vistazo a este artículo sobre las mejores piscinas en Barcelona al aire libre.

REFUGIOS ANTIAÉREOS 

La Guerra Civil (1936-1939) no solo convirtió a Barcelona en la primera gran ciudad del mundo en ser bombardeada desde el aire: también motivó la construcción de numerosas galerías subterráneas para que la población civil pudiese protegerse de los ataques. En total, llegaron a excavarse cerca de 1.300 refugios antiaéreos, algunos de los cuales pueden visitarse en la actualidad.

Uno de los más conocidos es el Refugio 307 (Nou de la Rambla, 175), en el barrio de Poble-sec. Está formado por 200 m túneles con una altura de 2,1 m y una amplitud de 1,5 a 2 m, que contaban con una fuente, aseos, una enfermería, un espacio infantil y chimenea. Este trabajo de ingeniería fue llevado a cabo por los propios vecinos y vecinas.

Otro refugio antiaéreo abierto al público se halla en la plaza del Diamant, en Gràcia. Descubierto en 1992 como consecuencia de unas obras, está a 12 m de profundidad y fue uno de los 90 refugios que llegó a albergar el barrio. Por aquel entonces, se trataba de un área fuertemente industrializada, por lo que se convirtió en un objetivo militar prioritario.

Normalmente, las visitas a este último refugio tienen lugar todos los domingos a las 11:00 h de la mañana, a un precio asequible.

UNA BATERÍA ANTIAÉREA 

Continuamos con la Guerra Civil, ya que este luctuoso episodio nos ha dejado otro lugar que merece la pena descubrir: los restos de una batería antiaérea. Se hallaba en lo alto del Turó de la Rovira, en el barrio del Carmel, y fue creada para defender a los barceloneses de la aviación italiana. Al acabar los enfrentamientos, los cañones fueron retirados y se aprovechó este espacio para levantar un barrio bautizado como el barri dels Canons, y que fue uno de los últimos reductos chabolistas en Barcelona.

Puedes llegar hasta allí tomando el autobús V17 y andando unos cinco minutos, o bien desplazándote hasta la plaza del Nen de la Rutlla y, desde allí, subiendo a pie a través del bonito parque del Guinardó. El itinerario está perfectamente señalizado. Por cierto: el búnker del Carmel es uno de los mejores miradores de Barcelona.

UNA ANTIGUA PRISIÓN ABIERTA AL PÚBLICO 

Desde 1904 y hasta su clausura, el 8 de junio de 2017, el Centro Penitenciario de Hombres en Barcelona o prisión Model ha sido un lugar clave en la historia reciente de la capital catalana. Erigida a partir de 1887 para que fuera un referente dentro del Estado español —de ahí su nombre—, ha visto pasar por sus celdas a miles de personas, muchas de ellas encarceladas por razones políticas o incluso por su orientación sexual durante la dictadura franquista. Fue aquí donde, el 2 de marzo de 1974, fue ejecutado Salvador Puig Antich, el último ajusticiado en España con garrote vil.

Hoy, la cárcel Model puede visitarse gratuita y libremente los viernes, de las 17:00 h a las 18:00 h, y los sábados, de las 10:00 h a las 18:00 h. No se requiere inscripción previa, pero hay que tener en cuenta que solo se permite entrar a un máximo de 30 visitantes cada 15 minutos. En cuanto al patio de acceso, este está abierto de las 10:00 h a las 19:00 h de lunes a sábado.

UNA FÁBRICA DECIMONÓNICA 

Cataluña ha sido una de las regiones pioneras en la industrialización en el sur de Europa. ¿Te gustaría adentrarte en una fábrica de este período? Si es así, te recomendamos acercarte a la fábrica de Anís del Mono, un popular licor anisado que está presente en los hogares catalanes desde hace más de un siglo.

Fundada por José y Vicente Bosch en 1870, este complejo industrial todavía conserva su antigua sala de destilación y diversos elementos modernistas. Recorriendo sus dependencias, podrás ver cómo se producía el anís y otras bebidas, como Aromas de Montserrat.

Las visitas se llevan a cabo el tercer domingo de cada mes, menos en julio y agosto. El día después, salen a la venta las entradas para la visita del mes siguiente. Conviene contactar con la fábrica para informarse acerca de la disponibilidad de plazas. El número de teléfono es el (+34) 93 384 17 50, en horario de mañanas, y la dirección, Eduard Maristany, 115, en la vecina Badalona.

UNA COLECCIÓN DE CARROZAS FUNERARIAS 

Aunque pueda resultar un tema incómodo, es obvio que la muerte está presente en todas las épocas y culturas. ¿Qué te parecería ser testigo de algunas manifestaciones asociadas a esta realidad en el pasado? Para ello, te proponemos visitar la Colección de Carrozas Fúnebres de los cementerios de Barcelona. Allí encontrarás 13 carrozas fúnebres, seis carruajes para acompañar a los familiares a la iglesia y al cementerio y tres coches a motor, así como diversos elementos decorativos y que hacían posible su funcionamiento. El recorrido tiene una duración aproximada de una hora y media, y puede realizarse los sábados y domingos de las 10:00 h a las 14:00 h, en la calle de la Mare de Déu del Port, 56-58. Teléfono: (+34) 93 484 19 99.

UNA LIBRERÍA QUE INSPIRÓ UN BEST-SELLER

Entre las rutas temáticas en Barcelona más demandadas, destaca la que tiene que ver con los escenarios de La sombra del viento, de Carlos Ruiz Zafón, uno de los grandes fenómenos de la literatura de ficción del siglo XXI. Pues bien: si quieres saber en qué se inspiró esta novela y las otras tres que forman la tetralogía de El Cementerio de los Libros Perdidos, tenemos la respuesta.

Se trata de la librería Kepos-Canuda, fundada el 14 de abril de 1931 (fecha que coincide con la proclamación de la Segunda República). Aunque actualmente se halla en Gràcia —en la calle del Pare Lainez, 36—, su local histórico, ubicado en el barrio del Raval, contaba con una superficie de 600 my más de 100.000 libros, algunos de los cuales eran auténticas rarezas bibliográficas.

UNA CASA DE MUÑECAS AL AIRE LIBRE

Vuelve a sentirte como un niño en esta preciosa casita de muñecas. Emplazada en la calle de la Costa y junto a los jardines de Mercè Rodoreda, se trata de una construcción de finales del siglo XIX y recubierta de cerámica. Si tienes en mente viajar con niños, te aseguramos que este es uno de los mejores lugares insólitos de Barcelona para disfrutar en familia. ¡Haz la prueba!

HUERTOS EN PLENO CASCO URBANO

Puede resultar difícil de asimilar, pero te aseguramos que es posible viajar a la Cataluña rural sin salir de Barcelona. Para ello, basta con acercarte hasta el barrio de La Clota, perteneciente al distrito de Horta-Guinardó.

Una vez allí, te aconsejamos pasear por las calles de Alarcón, Capcir, Sant Genís o Lisboa, en las que el tiempo parece haberse detenido. Allí encontrarás construcciones tradicionales y casas de una sola planta con un pequeño huerto, donde sus ocupantes siguen cultivando sus propias frutas y verduras como antaño. Incluso, aún es posible ver alguna que otra torre de vigilancia (o torre de guaita, en catalán), desde la que los campesinos controlaban la zona en los tiempos en los que el bandolerismo y el pillaje estaban a la orden del día.

Para llegar hasta allí, te recomendamos ir en metro hasta la parada de Montbau (L3), o tomar el bus de la línea 27 hasta la parada de Palacio de Deportes de la Vall d’Hebron.

Hasta aquí nuestra lista de lugares insólitos para visitar en Barcelona, y que seguro será de utilidad para quienes viajan a la capital catalana con frecuencia. No obstante, estaremos encantados de que nos ayudes a ampliar este abanico de propuestas. ¿Te animas a compartir con nosotros tus recomendaciones?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos relacionados

Cookies

Esta página utiliza cookies

Leer más