Curiosidades sobre la calle de Tallers, Barcelona

Si has paseado alguna vez por las Ramblas de Barcelona, te habrás fijado en una calle que se adentra en el barrio del Raval, muy cerca de plaza de Catalunya. Hoy llena de tiendas de ropa y cafeterías, ha tenido un lugar destacado en la historia, aunque siempre ha sido una de las calles más humildes y ha arrastrado un aire de misterio hasta la actualidad. ¿Quieres conocer algunas curiosidades sobre la calle de Tallers de Barcelona? Cuando estés en nuestros apartamentos de vacaciones en Barcelona, no olvides desviarte hacia esta histórica calle cuando des una vuelta por el centro de la Ciudad Condal, e impresiona al resto de tu grupo con alguna de estas anécdotas.

LA HISTORIA DE LA CALLE DE TALLERS EMPIEZA FUERA DE LAS MURALLAS

Aunque hoy en día es una calle semipeatonal concurrida, en el siglo XI fue la principal carretera que unía el centro con los actuales barrios de les Corts y Sarrià. Con el reinado de Jaime I, esta vía quedó fuera de las murallas medievales y, durante mucho tiempo, fue tierra de hortelanos y payeses.

Con el crecimiento de la ciudad amurallada, en esta calle empezaron a instalarse algunos artesanos y trabajadores que necesitaban estar lejos de las zonas más urbanizadas. Por un lado, tejeros y alfareros construyeron en esta calle sus hornos y, por otro, los carniceros también fijaron su residencia en este lugar para poder ejercer sin que su actividad interfiriera en la salubridad del centro. Además, el agua del torrente que bajaba por las Ramblas también facilitaba mucho su trabajo y vida.

De estos dos oficios que surgieron durante el siglo XIV se dice que nace el nombre de Tallers, que nada tiene que ver con la existencia de talleres de artesanos en la zona. De hecho, se cree que puede ser o una evolución de la palabra teyers (‘tejero’, en catalán antiguo) o del hecho de que, a los carniceros, que también se dedicaban a la piel, se les llamaba tallers ostallers (‘cortadores’, en castellano) al dedicarse a cortar. Sea como fuere, hoy en día es la única calle del Raval que conserva su nombre gremial.

LEYENDAS DE BRUJOS Y HECHICEROS

Durante la Edad Media, se establecieron fuera de las murallas colectivos que estaban repudiados por la ciudadanía, como los carniceros o los cordeleros. Mientras los tallers eran repudiados por ser los encargados de ejecutar a los sentenciados a muerte en ausencia del verdugo, se creía que los cordeleros estaban malditos por ser ellos los fabricantes de las cuerdas para la horca, aunque la realidad era que debía ejercer su trabajo extramuros a causa de que en las estrechas calles de la ciudad no había espacio para trabajar su material.

Los habitantes de la Barcelona medieval hacían correr rumores que decían que los cordeleros tenían cola o escupían gusanos. Además, se pensaba que, al hacer sus cuerdas con cáñamo, esto podría tener un efecto sobre su estado anímico, por lo que se dice que ellos mismos creían tenían poderes.

LOS PRIMEROS BURDELES DE BARCELONA

La oscura historia y las curiosidades de la calle de Tallers no termina aquí. Con el crecimiento de la Barcelona medieval, el rey Juan I estableció la norma de no admitir la prostitución o “mujeres públicas” cerca del convento de Santa Anna. A causa de esta prohibición, se dice que se construyeron los primeros burdeles de Barcelona.

LA CALLE DE TALLERS VIO NACER LA INDUSTRIALIZACIÓN DE LA CIUDAD

Dos siglos después de ser incorporada dentro de las murallas, la calle de Tallers presenció el inicio de la industrialización. En 1833, se construye la fábrica Bonaplata, la primera fábrica textil que funcionaba con la energía del vapor. A pesar de esto, fue quemada durante la primera guerra carlista, durante unos motines que se conocen como bullangas.

Testimonio de ello es la fábrica Tarrés, propiedad de uno de los ceramistas más importantes del siglo XIX. Aunque de las piscinas de arcilla y los molinos solamente quedan restos arqueológicos, la vivienda de este empresario sigue en pie y está catalogada como Bien Cultural de Interés Local.

LA VAMPIRA DEL RAVAL ACTUÓ AQUÍ

Si te gustan las leyendas y misterios de Barcelona, seguramente habrás escuchado hablar de Enriqueta Martí, conocida como la Vampira del Raval. Aunque hay mucho de invención en su historia, ya que se dice que mató a una decena de niños para vender su sangre, lo cierto es que sí se conocían sus actividades como proxeneta. Así, sobre el que hoy es el pub irlandés The Shamrock, se encontraron huesos y cabello de dos niñas. Se cree que Enriqueta, durante su estancia en esta vivienda, podría haber rapado la cabeza de los pequeños para evitar piojos y que los huesos eran en realidad restos animales y no humanos, como publicó la prensa en 1912.

UN SOLO EDIFICIO DE ESTA CALLE HA SIDO CONVENTO, FÁBRICA, HOSPITAL MILITAR E IGLESIA

En el siglo XVIII se construyó el convento de los Pares Paüls de la Missió junto al baluarte que se encontraba al final de la calle de Tallers. Durante la ocupación francesa del siglo XVIII, se convirtió en hospital militar y, una vez se fue el ejército, fue transformada durante un breve periodo en la Real Fábrica de Tabaco durante la desamortización. Aun así, siguió ejerciendo como hospital militar incluso después de la Guerra Civil española, momento en el que se convirtió en depósito de prisioneros de guerra, lugar en el que los heridos del bando republicano se recuperaban. La parte del convento se derrumbó en los años cuarenta, y hoy en día solamente sigue en pie la parroquia de Sant Pere Nolasc, de la cual destaca una cúpula semiesférica decorada con cerámica de colores.

DOS ATENTADOS EN UN MISMO EDIFICIO

El edificio Luminor fue construido en estilo racionalista en los años cincuenta, en el lugar donde se alzaba el convento mencionado anteriormente. En este lugar se instaló El Papus, una revista satírica que en 1977 sufrió un atentando por parte de la extrema derecha fascista, muy activa y violenta en esta época. El resultado de la explosión de un maletín bomba fueron un muerto y varios heridos graves.

Siete años más tarde, ocurrió otro ataque, este caso en la oficina del servicio público de empleo (SOC, en sus siglas en catalán), donde hoy en día se encuentra la tienda Holala. Fue perpetrado por el grupo terrorista Terra Lliure, que hizo estallar un artefacto explosivo en el lugar sin que nadie resultara herido.

LAS TIENDAS DE LA CALLE DE TALLERS, DE PARAÍSO MUSICAL A CIELO VINTAGE

Una vez acabada la dictadura, la calle de Tallers fue el lugar elegido por los jóvenes para salir de fiesta y encontrar su rincón. Con el auge de las tribus urbanas, muchas tiendas de estilo punk, metal o gótico abrieron sus puertas. Este también era el sitio ideal para comprar instrumentos y vinilos de todo tipo. De todas ellas, hoy en día ya solamente queda la mítica tienda de discos Revólver, después del cierre de Discos Castelló. Además, en los últimos tiempos muchos de los negocios se can reconvertido en tiendas vintage, algunas de ellas que incluso venden ropa al peso. Entre ellas se encuentra Flamingos Gallery, que tiene el privilegio de encontrarse en nuestra lista de tiendas más bonitas de Barcelona.

También encontrarás numerosas tiendas deportivas y sitios donde te podrás hacer un tattoo o piercing.

BARES CON SKATEPARK INCLUIDO Y ODAS AL ANARQUISMO

En esta lista de curiosidades sobre la calle de Tallers no nos podíamos olvidar de algunos de los bares con más encanto de Barcelona, algunos de los cuales se encuentran en esta calle. El espíritu libre e indomable que predominaba en los setenta y ochenta sigue vivo en esta calle el Nevermind, un bar ideal para los amantes del rock y el punk. Con una estética underground, al final del bar encontrarás un skatepark donde podrás practicar tus habilidades encima del monopatín. Por otro lado, la cervecería La Llibertària te llevará a un paseo por la historia más anarquista de Barcelona. En un ambiente acogedor, encontrarás homenajes a los revolucionarios de la ciudad y distintos objetos que ya son historia viva de la ciudad, como el primer piano que se tocó en El Molino, local mítico del Paral·lel de Barcelona.

Ahora que ya te hemos explicado algunas curiosidades sobre la calle de Tallers, ¿nos puedes explicar alguna más? ¿Tienes alguna duda respecto a alguna anécdota? ¡No dudes en dejar un comentario!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos relacionados

Cookies

Esta página utiliza cookies

Leer más