Qué hacer en la avenida del Paral·lel de Barcelona

Una de las avenidas más conocidas de Barcelona es sin duda el Paral·lel (o Paralelo, como se la denomina popularmente en castellano). Sin llegar a la importancia de la Gran Vía madrileña, se la considera el Broadway de la capital catalana y, desde su concepción, se ha convertido en mucho más que un nexo entre la plaza de Espanya y las Drassanes. Corazón del ocio para las clases populares durante los años veinte, oasis de las clases altas para dar rienda suelta a las bajas pasiones y lugar de nacimiento del primer cuplé catalán, esta calle esconde infinidad de historias. Descubre qué hacer en la avenida del Paral·lel de Barcelona y conócelas todas.

UN POCO DE HISTORIA

El origen de esta avenida se remonta al desarrollo del plan Cerdà, proyecto de reurbanización de Barcelona que quería desprenderse de las murallas que asfixiaban el crecimiento de la ciudad en el siglo XIX. La avenida del Paral·lel fue inaugurada oficialmente en 1894 bajo el nombre de avenida del Marqués del Duero, cuando estaba rodeada de pequeños huertos y fábricas. A pesar de ello, rápidamente fue conocida con el nombre de Paralelo. ¿Y por qué este nombre? Pues porque por este mismo lugar pasa el paralelo 41 de la Tierra.

Las obras planeadas por Cerdà rápidamente levantaron los terrenos, por lo que no era extraño que en días lluviosos la avenida estuviera llena de barro. De ahí que la ciudad aún sea conocida por muchos como Can Fanga (‘casa del barro’). Al encontrarse en un barrio industrial y junto al superpoblado distrito de Ciutat Vella, la avenida se convirtió en un punto de encuentro para las clases bajas de la ciudad, y empezaron a alzarse barracas a modo de bares y salones de espectáculo para las clases populares. Pero no solamente esto, sino que los cabarés y locales de la zona también veían pasar a gente de clase ilustre, que quería desprenderse de su estatus social durante unas horas y pasar desapercibido a ojos de su círculo.

Durante las primeras décadas del siglo XX, se consolidó como centro neurálgico de las artes escénicas, con 10 teatros en funcionamiento — como El Teatre Arnau o El Gran Teatro Español— y tres cabarés, entre los que destaca El Molino, creado a semejanza del Moulin Rouge de París y local en el que actuó la Bella Dorita, una de las cabareteras más célebres de Barcelona. Aunque algunos teatros cayeron en decadencia después de la Guerra Civil, el Paral·lel de Barcelona siguió siendo núcleo de la vida nocturna de la ciudad, con la incorporación de un pequeño parque de atracciones y otros locales de ocio.

Aunque vio cierto declive con el paso de los años, hoy el Paral·lel ha vivido su particular resurgimiento y sigue manteniendo una gran relación con las artes.

QUÉ VER EN EL PARAL·LEL

¿Estás buscando cosas divertidas para hacer en Barcelona? Entonces el Paral·lel es el sitio indicado. ¡Descubre todo lo que puedes hacer en la avenida del Paral·lel de Barcelona a continuación!

Las obras de teatro más exitosas

Si hablamos sobre los mejores teatros de Barcelona, esta calle es la que tiene la mayor concentración de ellos. Aunque muchos de los teatros donde a principios del siglo XX se veían cuplés y vodevil han desaparecido, la esencia de las artes escénicas sigue estando muy viva aquí. Este es el caso de la Sala Barts, inaugurada en 2012 en el sitio donde se erigía antiguamente el Gran Teatro Español (1892-1980). Otro clásico renovado es El Molino, que durante toda su historia ha sabido burlar lo políticamente correcto y la censura en cada época. Este teatro creado durante el auge de la calle ha visto un gran número de espectáculos de variedades y artistas como la Bella Dorita, Lola Montiel, Lita Claver la Maña, o Merche Mar.

El Teatre Apolo es otro clásico. Aunque hoy está situado en un nuevo edificio, en su día vio el estreno de obras de dramaturgos tan importantes como Frederic Soler, Joan Puig i Ferreter o Josep Maria de Sagarra. A su lado, se creó una bodega y un parque de atracciones que fueron derruidos en 1991. Pese a esto, el teatro ha funcionado de forma ininterrumpida desde que abrió sus puertas en 1901.

Por otro lado, el Teatre Victoria (1905) o el Teatre Condal (1903) son dos opciones que han sobrevivido (con distintas reformas) hasta el renacimiento de la calle y ofrecen espectáculos de gran formato como musicales o espectaculares obras, tanto de drama como de comedia.

Asómbrate con los restos de la muralla de la Ciudad Condal

Aunque las murallas fueron derribadas, aún se puede ver una parte de la construcción medieval. Este es el caso del portal de la Santa Madrona y torre del Mar, de estilo gótico. El baluarte del siglo XVIII para reforzar la defensa de la ciudad aún se mantiene y refuerza esta estructura. Aunque en esta parte superior de la muralla se encuentra un pequeño parque, este solamente abre el primer y tercer domingo de cada mes.

El parque de las Tres Xemeneies

El único rastro de su pasado industrial son las Tres Chimeneas de la fábrica conocida popularmente como La Canadenca, que aún siguen en pie y dan nombre a este parque. De corte urbano, este es el lugar ideal para encontrar grafitis de todo tipo de artistas o practicar deportes sobre ruedas, ya que cuenta con un skatepark donde practicar algunos trucos.

Uno de los edificios más antiguos de la ciudad

Si nos desviamos un poco de la avenida del Paral·lel, en un minuto te puedes encontrar con Sant Pau del Camp, uno de los edificios medievales de Barcelona y uno de los edificios religiosos de la ciudad. Se trata de un antiguo monasterio benedictino del siglo IX, construido en estilo románico y que guarda la lápida de la tumba de Guifré II.  Uno de sus elementos más impresionantes es su claustro, construido en el siglo XIII y con clara influencia musulmana.

LA NOCHE EN EL PARAL·LEL

Si en el siglo XX el Paral·lel era conocido por sus salones de variedades, hoy en día sigue existiendo una gran oferta de ocio nocturno en la conocida avenida. El local más emblemático es la Sala Apolo, construida en 1943 junto al parque de atracciones como sala de baile. Hoy, ofrece dos salas en las que bailar a los ritmos de la música electrónica más vanguardista. Su sala principal que sigue manteniendo su estructura de madera y sus características luces rojas. Además, no te pierdas la gran cantidad de conciertos que ofrecen. Seguro que encontrarás una actuación de tu estilo.

En el lado del Poble-sec, a apenas un minuto de la avenida principal, se encuentra Tinta Roja, un sitio ideal si lo que quieres es vivir esa experiencia de cabaré de antaño. En este local ambientado en principios del siglo XX, puedes asistir a actuaciones de tango, música en vivo y otros espectáculos en su pequeño teatro particular. Otro clásico, situado en la misma calle que la Apolo, es la Sala Plataforma, que ofrece una pequeña cueva donde bailar sin parar a una mezcla de ritmos de toda la vida y actuales en un ambiente de lo más distendido.

QUÉ COMER EN LA AVENIDA DEL PARAL·LEL DE BARCELONA

Sabemos que, en un momento u otro, el hambre va a apretar, así que queremos darte algunas pistas sobre dónde degustar los mejores platos de la zona. Para empezar, te recomendamos el restaurante Bambalina, el antiguo Basilico. Te va a gustar por su toque retro que sigue recordando la edad de oro del Paral·lel de Barcelona y su deliciosa carta variada basada en la cocina mediterránea. Te recomendamos la ostra frita con tártara de algas y pomelo o la pata de pulpo confitada.

Pero si hay un restaurante conocido en la avenida, este es el Tickets, uno de los restaurantes con estrella Michelin de Albert Adrià. El inventor de la esferificación juega con los cinco sentidos en este local donde probarás lo mejor en tapas de vanguardia.

El Cafè Espanyol fue desde sus inicios, a principios del siglo XX, un clásico del Paral·lel ya. Fue el bar más grande de España y en su terraza habían tomado un café el anarquista Salvador Seguí, el escritor Santiago Rusiñol, Pablo Picasso o Ramon Casas. A pesar de esto, el edificio fue derruido junto con todos los edificios de esta manzana. En un edificio nuevo, bajo el nombre de Antic Cafè Espanyol, es una versión más reducida que no ha mantenido la esencia del original, aunque sí podrás degustar lo mejor de la cocina local en su terraza. Entre sus platos más recomendados, sus croquetas caseras o la sopa de pescado. A pocos minutos de la Sala Apolo, en la calle del Poeta Cabanyes se encuentra Quimet i Quimet, uno de los mejores bares de tapas en Barcelona. Esta tasca fundada en 1914 ofrece una gran variedad de tapas y montaditos que podrás acompañar de uno de sus más de 500 vinos o de un delicioso vermut. No te puedes perder su montadito de salmón, yogur y miel trufada, o el de alcachofa.

¿Te apetece un dulce? Si subimos por el Paral·lel, encontrarás la conocida calle del Parlament, en el barrio de Sant Antoni. Allí encontrarás Artico Gelateria, un local con auténtico producto italiano que ofrece helados deliciosos como el de pistacho salado o el de chocolate amargo.

CÓMO LLEGAR AL PARAL·LEL DE BARCELONA

Desde nuestros apartamentos de vacaciones en Barcelona, puedes llegar fácilmente a la avenida Paral·lel de Barcelona. Para llegar, coge la L4 (línea amarilla) hasta Passeig de Gràcia y haz transbordo en la L3 (línea verde) hasta llegar a la parada de Paral·lel o Poble-sec según la altura a la que quieras ir. También llegan a esta zona la L2 (línea lila del metro) y las líneas de bus 50, L72, B15, A6, D40, L12, o B19.

Ahora que ya sabes qué hacer en la avenida del Paral·lel de Barcelona, nos encantaría que nos explicaras tu experiencia o que des algún consejo extra a nuestros usuarios. ¿A qué esperas?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos relacionados

Cookies

Esta página utiliza cookies

Leer más