10 postres típicos de Barcelona

Hoy nos detenemos en una de las tradiciones más habituales de cualquier domingo por la mañana en Barcelona. ¿Ir a ver algún partido de fútbol? ¿Tomar el vermú en alguna terraza junto al mar? Nada de eso; hablamos de una costumbre casi sagrada en muchos hogares: pasarse por la pastelería más cercana. Allí podrás adquirir algunos de los postres típicos de Barcelona y poner la nota dulce a tus comidas y cenas.

Para que estos ágapes sean perfectos, tienes el comedor, el balcón o la terraza de nuestros apartamentos de alquiler en la playa… y una lista con 10 dulces caprichos que no puedes dejar de probar durante tu escapada a Barcelona. ¡Te costará decidirte!

BORREGOS DE CARDEDEU

Documentados desde 1770, estos delicados bizcochos son la estrella de las pastelerías de Cardedeu, una localidad barcelonesa del Vallès Oriental. Elaborados con harina, azúcar, mantequilla o margarina, aceite, huevos, levadura, aguardiente y sal, se venden en forma de estrechas barritas. De ahí que sean muy prácticos para consumir a cualquier hora o para mojarlos en tu bebida caliente favorita.

Aunque es casi imposible encontrar este producto en Barcelona ciudad, esta puede ser la excusa para acercarte en tren a Cardedeu (línea R2 de Rodalies Renfe) y aprovechar para descubrir las interesantes construcciones modernistas que salpican el municipio. ¿Te animas?

CATÀNIES

Esta delicia no tiene nada que ver con la región italiana de Catania, ni con las legendarias espadas de los samuráis. De hecho, su historia arranca en Vilafranca del Penedès —una ciudad barcelonesa famosa por su tradición castellera—, donde una empresa de chocolates empezó a producir y comercializar las catànies.

La fórmula es sencilla: una almendra Marcona entera, tostada y caramelizada, se recubre con una pasta elaborada con avellana, almendra y leche y, finamente, se espolvorea con cacao en polvo y azúcar. ¿El resultado? Un bombón de textura inconfundible.

Si bien las catànies no son precisamente económicas, vale la pena comprar unas cuantas y dejarse seducir por su exquisito sabor. Podrás adquirirlas sin problemas en las pastelerías del centro de Barcelona.

CARQUINYOLIS

Si te gustan las pastas secas, los carquinyolis serán un acierto seguro a la hora del postre, o bien en el desayuno y la merienda. Muy parecidos a los biscotes por su consistencia, se preparan con harina de trigo, azúcar, huevo y almendra y, al igual que los borregos, se presentan en forma de tira, aunque algo más alargada. De este modo, se pueden mojar fácilmente en el café o en cualquier bebida caliente.

Si eres italiano o has vivido en el país transalpino, los caquinyolis te recordarán a los cantuccini, que acostumbran a tomarse con vino dulce. Si te seduce esta fórmula. ¿Por qué no probar con el moscatel o la mistela?

Uno de los lugares donde comprar carquinyolis es la pastelería La Colmena (plaza de l’Àngel, 12), si bien suelen hallarse en cualquier establecimiento de repostería. También los tienes en la pastelería Triomf, en la rambla del Poblenou, 41 (muy cerca, por lo tanto, de nuestros apartamentos Lugaris Rambla).

COCA

Aunque ya incluimos esta receta en nuestro post sobre platos típicos de Barcelona, este jugoso bizcocho es otro de los postres tradicionales que deben saborearse sí o sí. También conocida como coc en otros puntos de la geografía catalana, esta irresistible torta podría tener su origen en la época de Carlomagno. Puede ser salada o dulce, habiendo más de una treintena de variedades en esta categoría (incluyendo la de Llavaneras, propia de esa localidad de la comarca del Maresme).

En Cataluña, la coca está estrechamente ligada a una celebración popular: la verbena o revetlla de Sant Joan, que tiene lugar la noche del 23 al 24 de junio. En estas fechas, se suelen consumir sobre todo la coca de llardons (con grasa animal), la de fruta confitada y la de chocolate.

Por cierto: si decides visitar Montserrat, no dejes de llevarte a casa una de las exquisitas cocas de Montserrat, elaboradas con crujiente pa de vidre. También las encontrarás en algunos establecimientos de Las Ramblas, si bien no superan en calidad a la original.

CREMA CATALANA

He aquí otro postre tradicional de la cocina catalana que recuperamos para este artículo. También conocida como crema de Sant Josep y muy similar a la crème brûlée francesa, es muy habitual a la hora del postre y en las cartas de muchos restaurantes de Barcelona.

La crema catalana se elabora con una crema pastelera a base de huevo, recubierta con una capa de caramelo quemado. ¡Seguro que repites!

MAMELLES DE PEDRALBES

Parecido al menjar blanc de Reus, este postre consiste en pequeños flanes elaborados con leche de almendra, y se dice de él que fue creado por las monjas del monasterio de Santa María de Pedralbes.

No suele estar disponible en muchos establecimientos —no sabemos si su irreverente denominación tiene algo que ver—, pero tampoco es imposible degustar esta especialidad. Uno de los restaurantes que suelen incluirla en su carta es Pla de la Garsa, un acogedor local del Born que figura en nuestras sugerencias de restaurantes originales en Barcelona.

MEL I MATÓ

Citamos de nuevo otro de los platos típicos de Barcelona de los que hay que disfrutar una y otra vez. Su fórmula es tan simple como tentadora: mató (queso fresco tradicional de montaña) recubierto de miel y, en ocasiones, acompañado de dulce de membrillo o frutos secos, especialmente nueces.

Su suave sabor pondrá el broche de oro a cualquier menú de fiesta o de diario. Por eso, no es de extrañar que tantos restaurantes apuesten por él.

NEULES

Estos barquillos no pueden faltar en ningún lote de Navidad y que, en ocasiones, se suelen mojar con cava o vino. Este hecho alimenta una leyenda acerca de su origen, que se atribuye a una monja que decidió enrollar una hostia para sumergirla en el cáliz.

En cualquier caso, se sabe a ciencia cierta que el rey Jaime I ordenó servir un dulce similar durante una cena de Nochebuena, allá por el siglo XIII.

Actualmente, es posible adquirir barquillos rellenos de turrón de Jijona o cubiertas de chocolate negro o blanco. Incluso, también hay recetas adaptadas para personas con intolerancia al gluten o a la lactosa.

PANELLETS

Los panellets son al día de Todos los Santos lo que la calabaza a Halloween. Esto mazapanes se preparan y se venden en panaderías y pastelerías en la fecha indicada, y destacan por ser más bien caros (en torno a los 30 euros el kilo). Sea como fuere, su receta es facilísima: almendra y azúcar, que a veces se combina con patata o boniato cocidos. La masa tiene una forma redondeada y, en ocasiones, se recubre de piñones. A veces también se añade a los panellets un poco de mermelada y colorante rosa para darles sabor a fresa, o bien se les incorpora café.

Una variedad de panellets muy popular son los ossos de sant (‘huesos de santo’), que deben su nombre a su color y su forma alagada.

ROSCÓN DE REYES

Cerramos la lista con el auténtico rey de la comida del día de Reyes (el 6 de enero): el tortell. Este pastel de bizcocho de forma circular y con un agujero en medio está cubierto de fruta confitada y relleno de mazapán. En cualquier caso, lo más destacable son las dos sorpresas que esconde en su interior: una figurita de porcelana de uno de los tres magos de Oriente y un haba. El comensal que descubre al rey recibe una corona de cartón que se vende junto con el dulce. En cambio, quien se topa con el haba, debe pagar el roscón.

A estos postres típicos de Barcelona tendríamos que añadir otros muy consumidos, y que proceden de diversos pueblos y ciudades de Cataluña, como el turrón de Agramunt, surgido en esta localidad leridana en el siglo XVII; los bunyols de vent del Empordà, propios de la Cuaresma, los melindros

Mención aparte merece el ritual de tomarse un reconfortante chocolate con churros en la calle de Petritxol, en el corazón del barrio Gòtic y muy cerca de la evocadora plaza del Pi. O la posibilidad de visitar la Casa Amatller, una vivienda modernista situada en el paseo de Gràcia, 41, y que fue la residencia de un industrial chocolatero. Eso sí: aún hoy, los chocolates Amatller se siguen comercializando, si bien ya no los fabrican en la Ciudad Condal.

¿Has probado otros postres típicos de Barcelona? En ese caso, ten por seguro que nos encantará conocer tus propuestas culinarias. ¡No te cortes y anímate a mandarnos tus comentarios!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos relacionados

Cookies

Esta página utiliza cookies

Leer más