Dónde esquiar cerca de Barcelona

Al hablar de Barcelona, es casi inevitable pensar en sus magníficas playas urbanas a orillas del Mediterráneo. Sin embargo, su provincia no solo ofrece mar, sino también impresionantes montañas. No nos referimos únicamente al Tibidabo, cuyos 512 m lo convierten en el techo de la Ciudad Condal, sino también a las espectaculares cimas prepirenaicas que marcan el límite con las provincias de Lleida y Girona. Se trata de una inenarrable sinfonía de naturaleza que, además, hace las delicias de los aficionados a los deportes de invierno. ¿Eres uno/a de ellos? En ese caso, estamos convencidos de que te gustará saber dónde esquiar cerca de Barcelona.

Fácilmente accesibles en coche, en tren o en autobús, las estaciones de esquí catalanas ponen a tu alcance todo lo que necesitas para descargar adrenalina durante tu próxima escapada. ¿Te tienta la idea? Entonces, presta atención a estas propuestas para disfrutar de la nieve y elige la tuya: vivirás un día repleto de emociones antes de descansar en apartamentos de alquiler en Barcelona a cuerpo de rey.

LA MOLINA-MASELLA

Estas dos estaciones forman el dominio esquiable de Alp 2500, uno de los más frecuentados por los barceloneses. Ambas suman un total de 141 km de pistas con un desnivel de más de 900 m, que se extienden desde la Coma Oriola de Masella, en la comarca de la Cerdanya, hasta el Pla d’Anyella, en la comarca del Ripollès. Si reservas el forfait conjunto, tendrás la oportunidad de deslizarte entre tupidos bosques de coníferas y gozar de unas vistas sin parangón; desde allí verás el valle de la Cerdanya, el más extenso del Pirineo catalán. Como anécdota, podríamos mencionar que La Molina fue la primera estación de España que contó con un remonte mecánico, inaugurado en 1943.

Otro de los puntos fuertes de este enclave es su excelente ubicación, ya que llegar hasta La Molina-Masella desde Barcelona te tomará menos de dos horas (se halla a unos 150 km de distancia). Puedes elegir entre desplazarte hasta allí con los Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya (FGC) o bien en coche, a través del túnel del Cadí (de pago) o la Collada de Toses por la carretera N-152. Circular por esta última vía es gratuito, si bien el trayecto resulta mucho más lento.

VALL DE NÚRIA

Sin duda, esta es una de las mejores opciones para esquiar en familia cerca de Barcelona. Situada en el municipio gerundense de Queralbs y a 2.000 m de altitud, la estación de la Vall de Núria es fácilmente accesible mediante la línea ferroviaria Barcelona-Puigcerdà —que en 2019 celebró su centenario— y con el tren cremallera de Núria, un ferrocarril de montaña que conecta el pueblo de Ribes de Freser (a unos 120 km de Barcelona) con Queralbs y la Vall de Núria, en el Ripollès. Durante sus 12,5 km de recorrido, salva un desnivel de más de 1.000 m y brinda unas vistas panorámicas que cortan la respiración.

Una vez en la estación, te esperan 11 pistas (8 km en total) de dificultad media y baja, perfectas para los más pequeños y para quienes se inician en la práctica del esquí o el snowboard, así como 5 remontes. Aprovecha también para visitar el santuario de la Virgen de Núria y la ermita de Sant Gil (1615), en Queralbs.  

Por cierto: la zona es muy apreciada por los amantes rutas de senderismo durante los meses más cálidos (foto). ¿Te animas a hacer alguna?

PORT DEL COMTE

Emplazada en la comarca del Solsonès y a 143 km de Barcelona ciudad, es una estación de esquí ideal para familias y con un paisaje de postal, ya que está rodeada de un frondoso bosque de pinos negros.

La estación posee 38 pistas con un total de 50 km esquiables y 16 remontes y se divide en tres zonas claramente diferenciada: el área del hotel, indicada para principiantes; la zona del Sucre, para esquiadores o riders con un nivel intermedio, y el sector de L’Estivella, recomendado para quienes ya tengan un buen dominio de los esquís.

Desde Barcelona, puedes llegar a Port del Comte en coche, siguiendo las carreteras C-16 y C-55.

VALLTER 2000

En el municipio de Setcases (Ripollès, Girona) y 153 km de Barcelona, se localiza Vallter 2000, la estación de esquí más oriental del Pirineo catalán. Sus instalaciones, cuya cota máxima está a 2.500 m sobre el nivel del mar, ofrecen al visitante 11 remontes y 18 pistas de esquí que suman 19 km que incluyen una zona de freeride. Del mismo modo, conviene destacar que esta es una de las pocas que posee una pista balizada para practicar skimo o esquí de montaña.

En su parte central, se accede a los telesquís de Barquins y el telesilla de Jordi Pujol Planella, con una buena combinación de pistas azules y rojas.

Para los no esquiadores, Vallter dispone de un parque lúdico en el que se puede hacer un descenso con trineo, y un jardín de nieve, en el que los niños y niñas lo pasarán en grande mientras sus padres esquían.

Para llegar hasta Setcases desde Barcelona, deberás ir en coche por las carreteras C-16 o C-17. La duración del trayecto es de unas dos horas y 40 minutos, aproximadamente.

PORT AINÉ

Perteneciente al municipio de Rialp y al Parc Natural de l’Alt Pirineu (comarca del Pallars Sobirà, Lleida) y creada en 1986, se halla bajo el Pic de l’Orri (2.440 m) y destaca por la excelente calidad de su nieve durante toda la temporada de esquí. De hecho, está considerada como la estación de esquí con la mejor nieve del Pirineo.

Port Ainé dispone de cerca de 30 km de pistas y 800 m de desnivel para esquiadores y snowboarders de todos los niveles. Además de los hipnóticos paisajes, el gran reclamo de esta estación invernal es su orientación al público familiar y a los debutantes. Su telesilla de 6 plazas desembragable JET-CIM lleva hasta la pista verde Bellavista, un sencillo de recorrido de 3 km que te enamorará por sus paisajes.

Por otro lado, Port Ainé también da cabida a uno de los primeros snowparks de los Pirineos, dotado de líneas de iniciación y perfeccionamiento.

Desde Barcelona, hay 250 km de distancia y se puede llegar hasta allí en vehículo privado, en un recorrido por carretera de entre tres y tres horas y media. No obstante, si te encuentras en las poblaciones leridanas de Lleida, Balaguer, Tremp, Pobla de Segur, Sort o Rialp, puedes tomar un bus especial de la compañía ALSA que te llevará hasta las pistas. Este servicio opera todos los sábados, domingos y festivos durante la temporada de invierno y todos los días del puente de la Constitución (el trayecto es de ida y vuelta). Para más información, te recomendamos consultar la web de esta empresa de transporte.

Otras estaciones de esquí cerca de Barcelona serían las de Baqueira Beret, Espot Esquí, Boí Taüll —donde también te aguardan algunos de los mejores ejemplos del románico catalán— o Tavascán, si bien esta última permanece cerrada en 2019.

¿Qué te ha parecido? ¿Cuál de estas estaciones de esquí catalanas te apetece más visitar? Si quieres hacernos llegar tus comentarios y observaciones al respecto, no te cortes. Seguro que serán de utilidad para quienes deseen esquiar cerca de Barcelona.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos relacionados

Cookies

Esta página utiliza cookies

Leer más