Los 10 mejores lugares para ir de pícnic en Barcelona

¿Sabías que, al igual que Roma, Barcelona se asienta sobre siete colinas? Además, habría que sumar las dos montañas entre las que se despliega la ciudad: Montjuïc, situada junto al mar, y el Tibidabo, cuyos 512 m de altitud lo convierten en el punto más elevado del municipio. Esto nos da una pista sobre los numerosos pulmones verdes con los que cuenta la capital catalana, entre los que tampoco faltan los parques urbanos. ¿Por qué no aprovecharlos para disfrutar de una deliciosa comida al aire libre? Eso sí: para que tu elección sea un acierto, no puedes perderte los 10 mejores lugares para ir de pícnic en Barcelona.

Todas estas propuestas te permitirán estar en contacto con la naturaleza sin renunciar a las comodidades, los servicios y las oportunidades de ocio que brinda el turismo urbano. Además, esta es una opción inmejorable para quienes tienen en mente viajar a Barcelona con niños. ¿Te apuntas a este plan? Si es así, no te pierdas estas recomendaciones.

PARQUE DE LA CIUTADELLA

Situado en el distrito de Ciutat Vella, este fue durante muchos años fue el único parque público de Barcelona. Erigido sobre los terrenos de la desaparecida fortaleza militar que le da nombre, y muy similar a los jardines de Luxemburgo de París, este espacio fue construido entre 1872 y 1888, siguiendo el diseño de José Fontseré. En 1888, dio cabida a la Exposición Universal de Barcelona. Hoy, sus 17,42 hectáreas de superficie —31, si se incluye el zoo de Barcelona— acogen numerosos reclamos, como una fuente monumental, una escultura de un mamut a tamaño natural, un lago en el que es posible dar un agradable paseo en barca, el antiguo Museo de Zoología, el Hivernacle, una iglesia castrense, la antigua sede del Museo de Zoología y el Parlamento de Cataluña, frente al que encuentra un lago con la escultura El Desconsol, de Josep Llimona. Además, está muy cerca del Arc de Triomf, uno de los iconos de Barcelona.

Aprovecha este espacio único para reponer fuerzas entre tilos, magnolias, álamos y otras muchas especies de árboles y plantas. Para llegar hasta allí, utiliza el metro —bajando en Arc de Triomf (L1) o Barceloneta (L4)— o el tren, yendo hasta las paradas de Arc de Triomf o la estación de França.

PARQUE DE CERVANTES

Nos trasladamos ahora al distrito de les Corts para invitarte a comer rodeado del intenso aroma de las rosas. Para ello, nuestro consejo es que no te pierdas el parque de Cervantes. Diseñado por Lluís Riudor i Carol e inaugurado en 1965, posee una extensión de 87.665 my reúne unos 11.000 rosales, con flores de 245 especies diferentes. La presencia de pérgolas y esculturas ponen el broche de oro. Pese a su innegable encanto, este espacio es poco frecuentado por los turistas, por lo que es perfecto si quieres sumergirte en la Barcelona más auténtica.

Para llegar hasta allí, lo mejor es ir en metro hasta la parada de Palau Reial (L3). El parque abre sus puertas a diario de las 10:00 h a las 21:00 h. El acceso es gratuito.

PARQUE CENTRAL DEL POBLENOU

Inaugurado en la primavera de 2008, este enclave singular del barrio de Poblenou aúna arquitectura y naturaleza en una gran diversidad de ambientes. Su superficie es de 55.000 m2, repartidos entre las calles de Bilbao, Marruecos y Bac de Roda, así como la avenida Diagonal. En el exterior del parque, un gran muro perimetral cubierto de vegetación mediterránea recibe al visitante con accesos de formas gaudinianas. El propósito de sus impulsores era hacer de este parque un espacio que conjugase diversos hábitats y ofreciera un lugar en el que desconectar, lo que han conseguido con creces. Allí podrás descansar en cómodas sillas metálicas a la sombra de una espesa y colorida vegetación, mientras saboreas un delicioso almuerzo o merienda.

La parada de metro más cercana es Selva de Mar (L4).

PARQUE DEPORTIVO URBANO DE LA MAR BELLA

Si a ti o a tus acompañantes os apasiona el skating, no puedes dejar de descubrir este increíble rincón junto a las playas de BarcelonaEste parque de la Mar Bella, de cerca de 3.000 m2, cuenta con todo lo necesario para descargar adrenalina sobre el monopatín, como rampas preparadas para que los skaters puedan hacer saltos, giros y piruetas. Al acabar el ejercicio físico, una gran extensión de césped es la excusa idónea para sentarse a recargar las pilas.

Este parque está a escasos metros de nuestros apartamentos de vacaciones en Barcelona, por lo que estarás allí en cuestión de pocos minutos si decides quedarte con nosotros. Las paradas de metro más próximas son las de Poblenou y Selva de Mar, ambas de la L4.

VIVERO DE CAN BORNI

Dentro de nuestra selección de los 10 mejores lugares para ir de pícnic en Barcelona, este es quizás el menos conocido, incluso por los propios barceloneses. El vivero de Can Borni se halla en el distrito de Horta-Guinardó, y en la icónica montaña del Tibidabo. Construido entre 1917 y 1923 y restaurado en 2006, fue un antiguo vivero de plantas nuevas del instituto de Parques y jardines de Barcelona, antes de convertirse en uno de los jardines públicos de la Ciudad Condal. El terreno se distribuye en diversas terrazas que reciben el agua de una fuente situada en la montaña. Sus plantas mediterráneas harán que te olvides de que estás de vacaciones en un centro urbano. ¿Te atreves a comprobarlo in situ?

El único inconveniente es que el acceso solo puede realizarse a través del Parque de Atracciones del Tibidabo (de pago). Consulta los horarios de acceso en función del momento del año en el que realices tu viaje a Barcelona.

PARQUE DEL LABERINT

No nos marchamos aún de Horta-Guinardó, ya que el jardín más antiguo de Barcelona (1794-1808) es una opción inmejorable para ir de pícnic. De estilo neoclásico y romántico y convertido en parque público en 1971, tiene como principal aliciente un laberinto vegetal creado con cipreses recortados. A esto habría que añadir numerosas esculturas, estanques, fuentes, cascadas y un canal que atraviesa el recinto superior. Por aquí han pasado algunos monarcas españoles, como Carlos IV, Fernando VII y Alfonso XIII, y ha sido escenario de obras de teatro y eventos culturales. ¿Te lo vas a perder?

Si quieres relajarte en este marco incomparable, toma el metro hasta Vall d’Hebron (L3 y L5).

PARQUE DE L’ORENETA

Este parque, inaugurado en 1978 y remodelado en 1993, se localiza en las estribaciones de la sierra de Collserola y en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi, uno de los más elegantes y tranquilos de Barcelona. Poseedor de una vegetación en la que predominan las encinas, los pinos y los algarrobos, este fue el lugar en el que se hallaba el castillo de l’Oreneta, de 1910 y destruido durante la Guerra Civil. También acogía una masía, Can Bonavista, que fue adquirida por la Cruz Roja para la construcción de un hospital que no llegó a materializarse. Finalmente, la titularidad pasó a manos del Ayuntamiento de Barcelona. En la zona alta, hay una zona de juegos infantiles, una pista de ponis y un circuito de trenes en miniatura que funciona los domingos y festivos de las 10:30  h a las 13:30 h. Por supuesto, también hallarás mesas de pícnic, instalaciones para practicar el tenis de mesa.

Puedes llegar hasta allí con los Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC), yendo hasta la parada de Reina Elisenda, o bien en coche, tomando la Ronda de Dalt y accediendo por la salida 9 (Sarrià, Caralleu).

PARQUE DEL TURÓ DE LA PEIRA

Conocido tiempo atrás como el Turó del Montarell, esta colina de 133 m garantiza la sombra al visitante gracias a su tupido bosque de pinos. En 1936, pasó a ser uno de los primeros parques públicos de la ciudad y se utilizó como reserva de leña durante la Guerra Civil. Sus 7,71 hectáreas repletas de senderos asfaltados son ideale s para salir a correr en Barcelona. En él encontrarás mesas de pícnic y, en la parte más alta, un mirador con una cruz que te regalará unas vistas únicas sobre la capital catalana.

La estación de metro más cercana es la de Vilapicina (L5).

COLL DEL PORTELL

Aunque ya nos referimos a esta magnífica colina al hablar de los mejores miradores de Barcelona, vale la pena recuperar este espacio como zona de pícnic. A pesar de que tendrás que para llegar hasta allí tendrás que hacer una larga ruta a pie desde Les Planes —lugar que puedes alcanzar tomando los FGC—, alcanzarás el Coll d’en Portell (351 m), una colina que te permitirá comer con Barcelona a tus pies. Allí te aguarda un cómodo banco de madera para que puedas saborear un aperitivo al aire libre con la ciudad a tus pies. ¿Te lo imaginas?

JARDINES DEL MIRADOR DE L’ALCALDE

Cerramos nuestro recorrido en uno de los espacios más emblemáticos de la montaña de Montjuïc: los jardines del Mirador de l’Alcalde (1962-1969). Prepárate para disfrutar de sus sugerentes caminos, parterres, vegetación, un estanque, fuentes, áreas de descanso… Y como colofón, podrás gozar de una panorámica de Barcelona que te dejará sin palabras.

Estos jardines, situados en la carretera de Montjuïc, S/N, abren a diario de las 10:00 h a las 19:00 h. No obstante, el horario de cierre es aproximado, ya que en invierno se clausuran cuando cae el sol.

¿Tienes algunas ideas para ampliar esta lista con los 10 mejores lugares para ir de pícnic en Barcelona? En ese caso, no te cortes y mándanos tus propuestas. ¡Estamos deseando conocerlas!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos relacionados

Cookies

Esta página utiliza cookies

Leer más