Turismo industrial en Barcelona: 10 lugares imprescindibles

Para quienes viajan a la Ciudad Condal por primera vez, la arquitectura modernista de Barcelona es un reclamo indispensable. Sin embargo, no todo el mundo se para a pensar qué fue lo que la hizo posible. Y aunque la desbordante imaginación de Gaudí tuvo un papel decisivo, sus diseños se habrían quedado sobre el papel si no hubiese intervenido otro factor: el dinero de los empresarios locales. De ahí que hacer turismo industrial en Barcelona sea una excelente manera de acercarse a un episodio que cambió el destino de la capital catalana, convirtiéndola en uno de los principales centros fabriles del sur de Europa en el siglo XIX.

Algunos de los lugares que hay que ver en Poblenou, el barrio en el que se encuentran nuestros apartamentos de vacaciones en Barcelona, ya nos dan pistas acerca de este período. Eso sí, hay muchos otros puntos de interés que te ayudarán a familiarizarte con la Revolución Industrial en Barcelona y su provincia: colonias industriales, fábricas de época abiertas al público, museos, minas… Para que conozcas algunos de los más importantes, aquí tienes 10 sitios que no puedes perderte.

COLONIA GÜELL, SANTA COLOMA DE CERVELLÓ

Perteneciente al término municipal de Santa Coloma de Cervelló y situada a tan solo 20 km de la ciudad de Barcelona, la Colonia Güell es una de las más grandes de cuantas se construyeron a orillas del río Llobregat. El complejo destacó por su calidad arquitectónica y por emplear exclusivamente energía del vapor desde sus orígenes, cuando otras colonias aún funcionaban con energía hidráulica. En su construcción, intervinieron el maestro de obras Francesc Berenguer i Mestres y el arquitecto Joan Rubió i Bellver. Gaudí proyectó la iglesia, si bien solo se llegó a construir la cripta (tras la muerte en 1918 de su mecenas, Eusebi Güell, sus herederos se desentendieron del proyecto). En 2005, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Además de las viviendas de los obreros, la Colonia Güell disponía de un colegio, tiendas, un teatro, una fonda, un hospital, una cooperativa, una capilla y una fábrica que funcionó hasta 1973. Hoy, todo el recinto está abierto a los visitantes.

COLONIA SEDÓ, ESPARRAGUERA

Otra colonia textil del río Llobregat en la que hacer turismo industrial es la Colonia Sedó, en Esparraguera y próxima a la montaña de Montserrat. Fundada en 1846, está formada por varias naves industriales que estuvieron en funcionamiento hasta 1980, chimeneas, un acueducto, casas para los trabajadores, una iglesia y una escuela. Las construcciones, muy sencillas, son de piedra y ladrillo, con tejados a dos aguas. El lugar también acoge el Museo de la Colonia Sedó, que aproxima al visitante a la vida cotidiana de esta colonia algodonera a través de un audiovisual y de la impresionante turbina Planas, de 1400 CV.

COLONIA VIDAL, PUIG-REIG

También a orillas del Llobregat, encontramos la Colonia Vidal o Cal Vidal, que debe su nombre a quien la creó en 1882 (no obstante, no empezó a funcionar hasta 1901): el industrial Ignasi Vidal i Balet. Además de los elementos productivos —incluyendo la fábrica— y las viviendas para los trabajadores y los dueños, cuenta también con todos los servicios típicos de las colonias: la iglesia, un convento, una escuela, un cine-teatro, un bar, tiendas, duchas públicas y una sucursal bancaria. La clausura de la fábrica, como en el caso anterior, se produjo en 1980.

El lugar sirvió de inspiración para la novela de Sílvia Alcàntara Olor de colònia (2009), que fue llevada más adelante a la pequeña pantalla con una miniserie.

COLONIA BORGONYÀ, SANT VICENÇ DE TORELLÓ

Cerramos nuestra propuesta de colonias industriales con una situada junto al Ter, muy cerca de la carretera que va de Barcelona a Berga. Se trata de una de las colonias textiles más grandes y emblemáticas de las que se hallan junto a ese río. Debido al origen anglosajón de sus fundadores, su urbanismo presenta algunas particularidades: por ejemplo, disponía de un campo de fútbol, algo inédito en los años de la Revolución Industrial. Asimismo, ofreció todo tipo de servicios a los trabajadores durante los años que estuvo activa. Popularmente era conocida como la Colonia de los Ingleses, a pesar del origen escocés de los fundadores de la colonia, los Coats, los cuales se asociaron posteriormente con los catalanes Fabra, conformando así la conocida Fabra i Coats de Barcelona, dedicada a la fabricación de hilo de costura.

FÁBRICA MODERNISTA DE ANÍS DEL MONO, BADALONA

Aunque ya nos hemos referido a esta antigua fábrica en nuestro artículo sobre los lugares insólitos para visitar en Barcelona, no está de más incluirla a nuestras propuestas de turismo industrial en Barcelona. La fábrica fue fundada por José y Vicente Bosch en 1870 y todavía conserva una antigua sala de destilación y varios elementos de estilo modernista. Recorriendo sus dependencias, podrás ver cómo se producía el famoso Anís del mono, un licor anisado, y otra bebida muy habitual en los hogares catalanes: Aromas de Montserrat.

La fábrica solo puede visitarse el tercer domingo de cada mes, excepto en julio y agosto. El día después, salen a la venta las entradas para la visita del mes siguiente. Para reservarlas, se puede llamar en horario matinal al teléfono (+34) 93 384 17 50. La fábrica se encuentra en Badalona, al lado de Barcelona, por lo que se puede llegar hasta allí en tren desde el centro de la capital catalana.

PARQUE CULTURAL DE LA MONTAÑA DE SAL DE CARDONA

Cardona es uno de los pueblos medievales de Barcelona con más encanto, pero también un destino de visita obligada para quienes deseen acercarse a las formas de vida tradicionales en esta provincia. Además de un soberbio castillo y una imponente colegiata románica, esta localidad también da cabida al Parque Cultural de la Montaña de Sal, situado en una formación geológica que ya era explotada en tiempo de los romanos. Tras el cierre de la mina que hay en su interior, en la que se trabajó entre 1929 y 1990 para extraer potasa, las instalaciones fueron acondicionadas para los turistas. También se organizan visitas guiadas al interior de las galerías excavadas en el interior de la montaña, repleta de hermosas estalactitas y estalagmitas.

MUSEO DE LA CIENCIA Y LA TÉCNICA DE CATALUÑA (MNACTEC), TERRASSA

Otro lugar en el que hacer turismo industrial en Barcelona es el Museo de la Ciencia y de la Técnica de Cataluña. Su sede central está en la ciudad de Terrassa, en una antigua fábrica textil de la rambla de Ègara: el Vapor Aymerich, Amat i Jover. El edificio, diseñado por el arquitecto Lluís Muncunill y construido entre 1907 y 1908, está considerado como uno de los principales ejemplos de arquitectura industrial modernista de Cataluña. Los antiguo espacios industriales de la fábrica textil aún se conservan y son una de las principales atracciones del museo.

Si te alojas en nuestros apartamentos en la playa de Barcelona, podrás llegar a Terrassa en tren, tanto con Renfe como con los Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC).

¿Qué te han parecido estas propuestas? Si conoces otros castillos en Barcelona, no dudes en compartir con nosotros tus sugerencias.

MUSEO DEL CEMENTO ASLAND DE CASTELLAR DE N’HUG

Esta fábrica modernista, situada en el paraje del Clot del Moro y en el municipio de Castellar de n’Hug (Berguedà), fue impulsada en 1901 por el industrial Eusebi Güell. Su importancia estriba en que fue la primera fábrica de cemento industrial de Cataluña y la primera que instaló hornos rotatorios en España. En funcionamiento desde 1904, cerró sus puertas definitivamente en 1975. En 1992 pasó a ser un museo y en 2005 fue declarado Bien Cultural de Interés Nacional.

En las inmediaciones, no puedes perderte el lugar donde nace el río Llobregat, en Castellar de N’Hug, ni los Jardines de Can Artigas, diseñados por Gaudí y ubicados en el término de la Pobla de Lillet.

MUSEO DE LA MINAS DE CERCS, COLONIA SANT CORNELI, CERCS

El Museo de las Minas de Cercs, creado en 1999, está dedicado a la minería del carbón. La visita incluye una exposición permanente, ubicada en el antiguo edificio del Hogar del Minero, así como un viaje de 450 m en vagoneta hacia el interior de la galería de Sant Romà, devolviendo a la exterior caminando a través de la propia mina. Esta visita guiada permite ver las duras condiciones de trabajo en el interior de la mina en diferentes períodos. La galería se abrió en 1885 y, posteriormente, fue explotada por la empresa Carbones de Berga, S.A., fundada en 1911, y que se mantuvo activa hasta 1991.

MUSEU MOLÍ PAPERER DE CAPELLADES

Este lugar, una de las excursiones desde Barcelona que te hemos propuesto en blog, es también una buena opción de turismo cultural en Barcelona. Este museo está ubicado en el edificio del antiguo molino papelero llamado Molino de la Villa, que conserva la estructura propia de los molinos del siglo XVIII. Recorriendo sus instalaciones, podrás conocer cómo se llevaba a cabo la producción de papel tiempo atrás. Además, este museo también organiza talleres en los que los participantes podrán elaborar su propia hoja de papel.

Como siempre, te invitamos a descubrir estos lugares durante tus vacaciones en Barcelona y, si conoces otras propuestas de turismo cultural, enviarnos un comentario con tus sugerencias. ¡Nos encantará ampliar la lista!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos relacionados

Cookies

Esta página utiliza cookies

Leer más